1 Mis Profecías
2 Marcha Mundial: ¡Todo el poder al servicio del   pueblo!
3 Sacerdotes al frente de la Marcha
4 Se irrumpe el Mesías del pueblo
5 El viaje del Mesías a Vaticano
6 Toma posesión de la silla papal
7 Construye la Humanidad Nueva
8 La Humanidad Nueva y las religiones
9 La historia eterna

Necesito tu aporte para esta causa que merece la pena difundir en esta web, para mejorar la elaboración y la redacción de mi mensaje, así como  su difusión y promoción. Realizar todos aquellos tienen costos. Si lo deseas, pulse el botón de abajo.


6. TOMA POSESIÓN DE LA SILLA PAPAL


1. El liderazgo compartido entre el Mesías y el Papa

La subida del Mesías hacia la Barca de la Iglesia, es una toma de posesión, ya que el Papa la dejará en sus manos y dispuesto a compartir el liderazgo universal con aquél para transformar la Iglesia en otra nueva, que será inclusiva e igualitaria. Desde entonces, el Papa tomará con la mano el timón de la barca, ahora dirigida por el Mesías como autoridad mesiánica. La fórmula "Donde está Pedro, allí está la Iglesia", para interceder en favor de los pueblos para que las situaciones sean más acordes con la justicia y el derecho.

El Mesías como autoridad soberana y conocedor del futuro del mundo más democrático y más próspero contando con la colaboración directa del Papa que tiene el conocimiento y la experiencia, entre otras cosas, sus relaciones con los líderes mundiales, sus nuncios apostólicos o embajadores que lo representan ante muchos gobiernos, así como la experiencia de los obispos en sus respectivas jurisdicciones como autoridades eclesiásticas, etc.

La autoridad suprema de las naciones se pondrá ahora al frente de la Barca de la Iglesia para trasladarla de la orilla de este mundo al puerto del más allá, o la orilla de la eternidad. Un período completo en donde se enfocará una sucesión de eventos hasta que toda la humanidad pueda vivir en la abundancia. 

El Mesías, quien mejor sabe a dónde debe encaminarse la Iglesia y hacerla triunfar su vocación. Los dos harán el trabajo como un equipo efectivo para llevar adelante a la Iglesia en su nueva misión. El uno sin la ayuda del otro, nada se podrá hacer sobre el porvenir nuevo que será la dignidad de la persona humana.

En ese nuevo viaje hacia la eternidad, será el tránsito de la Iglesia ritual ya suprimida hacia la Iglesia inclusiva e igualitaria. La Barca de la Iglesia ya vacía de la vida religiosa cristiana, pero sus ocupantes estarán comprometidos en hacer obra mucho más grandiosa, preparándose para recibir a los nuevos visitantes que conforman a la humanidad libre y democrática, que necesita un fundamento en qué apoyarse. Ahora será el mundo gentil con el cual se volverá a llenarse de nuevo. Este será el rol muy importante que desempeñará la Iglesia.

Estando el Mesías dentro de la Iglesia, esta deberá quedarse sin ritos, ni prohibiciones impuestas por la jerarquía romana como el celibato obligatorio, la homosexualidad, la eutanasia, el aborto, el divorcio, etc. Todas las prohibiciones religiosas donde no hay libertad, ni hay igualdad, no deben existir porque ponen en conflicto con el mensaje laico del Mesías que centra en lo humano, la humanidad. El lugar propio y la independencia de la Iglesia se pierden, pero mantendrán los cargos jerárquicos, como cardenales, obispos, párrocos, que son necesarios para gobernar en sus respectivos territorios jurisdiccionales.  


2. Se convoca un nuevo Concilio, bajo la presencia del Mesías

Lo primero que hará el Mesías al ser recibido por el Episcopado en pleno, completamente despojados de todos los lazos rituales, será un lugar privado para hablar con ellos. Él tendrá esa atribución de pedir al Papa que convoque un nuevo concilio para compartir más directamente y con más profundidad su proyecto sobre la Nueva Creación, y es donde se aclarará todos los misterios de la Iglesia. Él estará  en el Concilio en condiciones óptimas, ya que todos los obispos con el Papa allí reunidos habrán dejado todo para escucharlo. Él jamás se reunirá con ellos si no se han liberado de su estilo de vida anterior. 

Él va a estar con ellos, si estos están dispuestos a someterse al Derecho Internacional. Deberán ser hombres y mujeres libres como todos los seres humanos, sin considerar sus opciones sexuales, podrán casarse y formar familia, separando su vida privada de la pública. La libertad es un derecho de cada persona que no se le impone. Así como cada individuo es una persona dueña de su vida. Recibirán entonces, sus instrucciones de un modo especial y se estará preparando para la misión, que les va a confiar.

Serán instrucciones del Mesías a quienes serán sus colaboradores más cercanos a ser uno con él en libertad, proteger el principio de igualdad y no discriminación, de derechos humanos, solidaridad y justicia. En especial, al Papa que es Pedro, con quien en persona tendrá un intenso diálogo para decirle lo que debe hacer. Éste tendrá que "saber responder" o la "obediencia de Pedro" al que le va a confiar una nueva misión.

Un encuentro en privado para prepararlos a gobernar con él a las Naciones Unidas. Crear un Gobierno Universal que represente a la gente y sus demandas, y ante todo, dedicarse a tareas de justicia. Les formará de un modo gradual conviviendo con ellos para esa misión especial como nuevos pastores que deberán asumir para la gente. De modo, que este asunto del Gobierno Mesiánico será algo crucial e importantísimo para él que sea enviado como autoridad suprema por el único soberano, que es el pueblo.

Indudablemente, en ese Concilio convocado por los obispos en comunión con el Papa bajo la ejecutoría del Mesías, habrá varias sesiones y largos debates entre los presentes, en cada una de ellas se contará con la aprobación por votación mayoritaria de los padres conciliares a cada uno de los documentos, constituciones, decretos que desarrollen. Así, tras la clausura, se encargarán de divulgar esas verdades al pueblo en sus respectivas diócesis.


3. Tras el Concilio, el Mesías se sentará en su silla pontificia

Al término de ese encuentro universal, el Mesías se sentará en el trono papal. ¿Quién es el soberano? El pueblo, el conjunto de los ciudadanos, el señor de la historia, que tendrá a uno de los suyos al frente en la Marcha, quien trazará sus derechos reales para tomar posesión de la Ciudad Santa y el trono. El pueblo es quien levanta a uno de su linaje para afirmarlo en ese trono para siempre.

El Papa se bajará del trono y elevarlo al Mesías en su lugar, quien tomará posesión del trono y los títulos de Pastor Universal (que equivale al jefe de la humanidad). Entonces el Obispo de Roma volverá a su diócesis, la catedral de San Juan de Letrán, pero seguirá siendo el primado de los Obispos. Lo pondrá como su segundo o vicario, su principal funcionario sacerdotal, que estará después de él, compartiendo su mismo destino.

Del linaje del Papado, en referencia a la dignidad, el poder y la autoridad del cargo que se ejerce, nacerá el nuevo Pastor que tendrá el cetro para actuar según la justicia y el derecho. El legítimo ocupante del trono petrino será investido y coronado como Pastor Supremo. Será la solemne ceremonia de su investidura en ese día de su entronización. En el acto encarnará su misión y su autoridad universal, el jefe de la futura Humanidad Nueva.

El Mesías, en esa ceremonia se convierte en el nuevo soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano, transformando en un estado laico, como todos los estados de las naciones. Su deber será gobernar para todas y todos los seres humanos que hay en la tierra. 


4. El Mesías instituye el cuerpo episcopal para gobernar con él

El Mesías sentado en su trono y designa al conjunto de Obispos en comunión con el Obispo de Roma, para gobernar con él a las Naciones Unidas. El nuevo régimen pastoral deberá someterse a las normas jurídicas como establecen los tratados internacionales de los derechos humanos. Estarán las mujeres que tendrán los mismos derechos que los hombres como sacerdotisas y obispas. Los puestos jerárquicos se mantendrán, obispos, presbíteros y diáconos, para ponerse al servicio de la gente. Serán legados y enviados del mismo modo que el Mesías mismo es legado o enviado por el único soberano, que es el pueblo, quien pide que afirme y consolide en el derecho y la justicia, y que gobiernen sobre ellos para siempre jamás.

Todas las naciones tendrán sus tres poderes del estado separados: el poder ejecutivo dicta y hace cumplir las leyes, el poder legislativo aprueba normas con rango de ley, y el poder judicial administra justicia. Ahora lo tendrán el poder episcopal renovado e instituido por el Mesías, ya que la palabra "obispo" significa "vigilante", es decir, supervisar el cumplimiento de la constitución y las leyes, del respeto a los derechos de los habitantes en el territorio de su jurisdicción o diócesis. El pastoreo es para encargarse de vigilar a la clase política.

El Mesías comenzará a gobernar al planeta desde la Ciudad del Vaticano, y lo pondrá al conjunto episcopal, que son unos 5 mil obisp@s esparcidos por toda la tierra como sus autoridades superiores para PRESIDIR, y los gobiernos nacionales como autoridades inferiores para REGULAR los bienes de la humanidad. Las reglas y las normas de las Naciones Unidas que defiende la libertad y la dignidad quedarán constituidas en el centro de su Gobierno Universal. Establecerá a la Ciudad del Vaticano como el Estado Capital del mundo bajo la soberanía de las Naciones Unidas. Y los Estados nacionales con sus gobiernos democráticos como provincias.  
 





Copyright 2017  Alen Foper. Todos los derechos reservados