1 Mis Profecías
2 Marcha Mundial: ¡Todo el poder al servicio del   pueblo!
3 Sacerdotes al frente de la Marcha
4 Se irrumpe el Mesías del pueblo
5 El viaje del Mesías a Vaticano
6 Toma posesión de la silla papal
7 Construye la Humanidad Nueva
8 La Humanidad Nueva y las religiones
9 La historia eterna

Necesito tu aporte para esta causa que merece la pena difundir en esta web, para mejorar la elaboración y la redacción de mi mensaje, así como  su difusión y promoción. Realizar todos aquellos tienen costos. Si lo deseas, pulse el botón de abajo.


8. LA HUMANIDAD NUEVA Y LAS RELIGIONES


1. La Iglesia del Mesías se extiende a toda la tierra

La Iglesia del Mesías que busca extender a toda la tierra llegará a su fin, cuando todas las naciones estén elevadas y que no existan nada del mundo de abajo. Se habrá cumplido cabalmente el compromiso de la Carta fundamental de las Naciones Unidas de parte de los gobiernos. Todos los países tendrán cumplidas hasta la última letra de los mandatos universales de las Naciones Unidas. Las aspiraciones humanas que ansían justicia se verán colmadas.

La Iglesia del Mesías hará expandir su reinado de justicia y paz hasta ese glorioso objetivo que será borrar y desaparecer ese mundo de abajo. Un crecimiento rápido, de un pequeño número de naciones elevadas hasta a todas las demás que harán lo mismo.  Un principio pequeño al postrer más numeroso y engrandecido como humanidad elevada. Todas las naciones de la tierra terminarán con sus leyes ajustadas a las normas internacionales, basadas, en la libertad, justicia, igualdad, dignidad, derechos humanos... En la tierra no habrá más que esa Ley de la humanidad del pueblo que se guarda cabalmente.

Habrá llegado el tiempo donde nadie en la tierra esté pasando hambre, ni pobreza extrema, ni abusos del poder. Ni países tengan ejércitos entrenados para la guerra... Se habrá alcanzado a todos los países que respeten los derechos humanos, como también los derechos de nuestros cohabitantes en la tierra. El maltrato contra la naturaleza habrá terminado. Esta será la consumación o plenitud entre la naturaleza y el hombre. Paz eterna entre ambos. 

El largo caminar habrá terminado cuando el Gobierno Mesiánico tenga a toda la sociedad instaurada como justa y solidaria y que todos los problemas mundiales estén bajo control. Solo la justicia estará reinando en toda la tierra.

El Mesías y todo el poder, pastoral y civil a su lado, se pondrán contentos cuando tenga al pueblo soberano contento al ver a todos sus países en todas las alturas. El pueblo soberano contento cuando tiene al poder que le sirve porque desea hacerlo y de corazón. El objetivo de la Nueva Creación en el Mesías deberá ser que el poder pueda complacer o agradar al pueblo mediante la obediencia, no a sí mismo. El poder que hará sonreír al pueblo.


2. La ayuda de las demás religiones en la creación de la Humanidad Nueva

Las religiones al verse desaparecer los ritos y símbolos religiosos por el impacto que causen en sus vidas, al presenciar los sucesos últimos de la historia y al Mesías que todos estaban esperando desde los tiempos primitivos su llegada para escucharle, obedecerle y seguirle a donde él vaya. Son señales que hará cambiar radicalmente la mentalidad y el comportamiento humanos. La sociedad humana se transformará con sus enseñanzas. Todas las profecías se cumplirán en él, que impactan de tal forma que todos se sorprenderán.

La gente abandonará en masa a sus religiones para unirse a la construcción de la sociedad definitiva que el Mesías quiere construir. Esto no es un atentado contra la libertad de culto, cambiar de religión es un derecho protegido por las leyes internacionales. Por eso, ese es un derecho que asumirán todos los pueblos de cambiarse de la religión tradicional puramente externa a la única religión pura y verdadera. 

El ingreso de las Naciones con todo aquellos que cumplen en el Edificio social y los demás por cumplir, será una tarea muy grande para Pedro, el Obispo de Roma y los obispos en comunión con él. Tendrán que pedir ayuda a los líderes de las demás religiones, y estos se unirá al Obispo de Roma como cabeza y centro religioso para hacer los trabajos que le corresponden. Así vemos a Pedro que llama y los demás credos responden.

Las religiones no católicas, que son mayoritarias en muchos otros países, los que pondrán en práctica sus propias formas de servicio. Esto da a entender, por ejemplo, en aquellos países que tienen el islam como religión principal, serán trabajos de sus propios líderes religiosos en unión con el Obispo de Roma para impulsar en sus países el plan del Mesías sentado en su Sede a tomar acciones evangélicas de solidaridad y compromiso con los gentiles. 

La Iglesia incorporarán a los otros a los otros para hacer entre todos, una misma tarea pastoral, que significa buscar a la oveja perdida. La Iglesia de Pedro contará con la colaboración de los demás credos, con los cuales tienen compromisos acordados en favor de la paz como una de sus tareas específicas. Es lo que quieren hacer los líderes religiosos trabajar juntos por la paz y se han comprometidos firmando acuerdos entre ellos. Entre todos se podrá llevar a cabo este enorme trabajo.

Será una tarea muy grande para la Barca de la Iglesia donde se encuentra sentado el Mesías, pero tendrá la ayuda de las demás religiones cristianas y no cristianas, con las cuales tiene relaciones ecuménicas e interreligiosas que están en forma ordenadas y compromisos acordados. 


3. Líderes de todos los credos se incorporarán al Episcopado renovado.

Los líderes de las demás religiones que se hayan comprometidos trabajar con la Iglesia, seguirán siendo como rabinos, imanes, budistas, hinduistas, etc. ya que de alguna manera estarán ejerciendo la nueva vocación como pastores humanitarios. Seguirán así a medida que las naciones se vayan elevando al superar su bajeza y las religiones se irán desapareciendo de la faz de la tierra al ver a la Iglesia romana transformarse en la Iglesia inclusiva e igualitaria por el Mesías. 

Líderes de todos los credos que pasen por una experiencia como pastores humanitarios le ayudarán a formarse parte del Cuerpo Episcopal en comunión con el Obispo de Roma que gobiernan con el Mesías a las Naciones Unidas. Si en el mundo no hay más que un solo pueblo soberano, entonces no puede haber más que una sola institucionalidad pastoral a su servicio. 

Líderes de todos los credos se convertirán en nuevos obisp@s, presbíter@s y diácon@s, para colocar sus capacidades y habilidades al servicio de la dignidad humana para siempre. Se volverá a multiplicar el número de sacerdotes católicos para servir a los 7 mil millones de personas que hay en la tierra. Estarán con el ser humano en forma absoluta.  

Cuando las restantes naciones se eleven y entren al Templo del Mesías, que terminará sustituyendo a los viejos templos o edificios de piedras y maderas de las religiones del mundo, y sus líderes como nuev@s pastor@s a formar parte del Gobierno del Mesías. No habrá más que una sola religión pura, donde las autoridades civiles de las naciones y un solo cuerpo pastoral al servicio del bien común de los pueblos. Esa será la única Iglesia en toda la tierra bajo una sola cabeza, el Mesías. 

Todo el trayecto, desde su inicio con la Marcha Mundial hasta que todas las naciones estén elevadas y estén dentro del redil, durará dentro de esta generación. Se acabará ese período final de la historia y se comenzará un estado de eternidad con el señorío del pueblo.

Estas son mis profecías acerca de lo que va a suceder ese tiempo que transforma esta vieja cultura de la confrontación a la paz duradera. Son cosas futuras que he dado a conocer a través de este libro si se cumplen en los hechos, entonces podemos decir que son verdaderas.  
 





Copyright 2017  Alen Foper. Todos los derechos reservados